El año pasado cogí del brazo a mi querida Paola y me la llevé a las 1001 Bodas. Estaba empezando a diseñar Porta Alianzas y quería ver si mi producto tendría un hueco en el “mundo real”. Después de 4 horas pateando , varios folletos y revistas bajo el brazo y unas decenas de tarjetas llegué a la conclusión de que al año siguiente mis Porta Alianzas y yo tendriamos que estar alli. Y un año después vino la oportunidad.

Conforme se acercaba la fecha pedí información a la organización. Al recibir los presupuestos de alquiler de stand casi me da el parraque. La propia organización me propuso que me pusiera en contacto con alguna empresa del sector que buscaba nuevos productos o “talentos” para hacerles un hueco en su stand.

Una tarde de verano , en la casa-taller de la repostera Milagros Rodriguez, mientras me enseñaba a modelar flores de porcelana  y despotricábamos de los precios de las ferias, se nos encendió la bombillita: decidimos presentar un proyecto nuevo en conjunto. Porta Alianzas y Tartas de fondant con la misma temática. Se me abrieron tanto los ojos que casi se me caen. ¿Como no lo habíamos pensado antes?

Quedamos a los pocos dias, preparamos una tarta ,unas piezas mias , hicimos fotos lo mejor que supimos y enviamos el dossier. A las pocas semanas nos sonó el teléfono, nos citaron para una reunión y el resto es historia.

Fuimos becadas por Wedding Style Magazine por el proyecto en común  (que significa que pagamos un poco menos que el resto)  y estábamos sobradas de ilusión… a eso no nos gana nadie. Me pasé una semana entera en mi estudio construyendo y decorando todos los soportes de las tartas y los porta alianzas, rematando piezas de porcelana, esmaltando en la bañera de mi casa y rezando para que no hubiera sustos con las últimas cocciones.

Llegó el momento de montar el stand y una vez terminado pudimos respirar tranquilas. Todo encajaba perfectamente y se respiraba cierta armonía.La gente nos dio la enhorabuena por el montaje, le hicieron muchas fotos y conocimos gente fantástica en la feria, con unas historias preciosas que en algun momento me sacaron una lagrimilla.

Pero todo esto no es merito solo de nosotras: Israel Coronado me construyó unos soportes de metal perfectos para las equilibristas hechas con papel de porcelana, Juan Pablo me enseñó a utilizar la máquina de corte de porexpan  , el buen marido de Milagros hizo de chofer de las tartas con amor y cuidado y   mi compañero soportó estoicamente  mis horarios de locos, mi desorden caótico  y mis preocupaciones. Gracias…

Esta ha sido la primera feria, pero no la última. Próximo objetivo a largo plazo :Participación en la exclusiva Feria  “Love and Vintage 2015”.

Nuestro agradecimiento a los amigos y padres,madres,tios,tias (Gracias por las empanadillas y vuestro cariño, Tia Carmen) que se pasaron por alli a desearnos suerte y a darnos un achuchón.  Y sobre todo a Milagros, por su buen hacer y su amistad.

-Nuria-

1

2

345768 10 11 12 13 14

Anuncios

O lo que es lo mismo…poco a poco…

Este mes sale a la luz todo esto. He estado mas ocupada en hacer producción que en patrocinarme  y darme a conocer en las redes sociales. Tengo el facebook de Koi preparado desde hace unos meses a la espera de avisar a mi gente para que me sigan si quieren , pero aún no le he dado al botón. Tengo mucho trabajo y ya dedicaré tiempo a dejarme ver.

En breve seré la nueva adquisición de Kiln: un colectivo cerámico que ha juntado a lo más salao del taller de María de Andrés y nos da la oportunidad de acogernos y mostrar los trabajitos que hacemos. Este fin de semana exponemos por primera vez todos juntos en el Palacio Cibeles, en la celebración del aniversario del Mercado Central de Diseño. Me llevo las casitas , que vean mundo. Espero que ninguna salga corriendo.

Por otrcirco tripletrapeze01a parte a finales de mes participo en las 1001 bodas. Tampoco tengo muchos tiempo de quedarme en babia pensando lo afortunada que soy y lo que me gusta y esas cosas, porque tengo muchas cosas que preparar. Hay que estar a la altura. Solo puedo adelantar que el stand que vamos a compartir Milagros, de Con T de Tarta tiene que  ser uno de los más bonitos. Nos han becado por el proyecto que llevamos y estamos tan contentas y muy agradecidas.

Y yo sigo piano piano,,,,aunque este mes sea de los más  intensos que haya tenido últimamente.

-Nuria-

Escribo postrada en el sofá, con una manta de abuela, las piernas sin moverlas y escuchando a tio Bono y su Lemooon…. de fondo. Llevo así 24 horas… y lo que me queda. Intentaré no reirme mucho, porque me duele más.

Nada de barro durante unos días, hasta que me recupere un poco . Arrastro una lesioncita que a  veces me da sustitos. Ya sabía yo que en breve me iba a pasar. Es lo que tiene “escuchar a tu cuerpo”, aunque me hacía la sorda.

Fue quitándome las botas después de todo el  día de trabajo. Me agaché, tiré y me quedé clavada: lumbalgia aguda. Menos mal que vivo al lado del Hospital. En cuanto pueda moverme,me voy  a mi osteópata y tiraré bien lejos la medicación.

La cerámica exige una parte física. Se mueven muchos kilos de barro. Los fabricantes venden paquetes de barro de 10,12 ó 20 kilos (dependiendo de la marca). Si quiero trabajar con gres, uso el de “Vicar”,   de 10 kilos  Los paquetes de porcelana en polvo para hacer moldes de colada  rondan los 25  kg y los de porcelana en bloque  suelen ser de 20 kilos o de 1 kg.

Estos últimos, los de un kilo, son los que uso cuando trabajo con porcelana. . En el caso de los paquetes de porcelana, soy consciente de que uno de 20 kilos me supondría un ahorro frente a los paquetes de un kilo, pero no me puedo permitir manejar tanto peso. Me estoy planteando hacerme con uno grande y cortar paquetitos mas manejables y cerrarlos bien para que no se sequen.

El precio del barro es bastante asequible. Dadas las condiciones geológicas de nuestra península, tenemos abundante materia prima de excelente calidad . Los fabricantes se encargan de dotar a cada tipo de barro sus particularidades expecíficas , las cuales nos permiten elaborar todo tipo de proyectos.Lo bueno que tiene es que se puede reciclar humedeciéndolo y dándole el punto de dureza que queramos, todas las veces que necesitemos, por lo que podemos utilizarlo una y otra vez , siempre y cuando no lleguemos a bizcochar nuestra pieza.

Esta es una de las razones por la que trabajo en este formato  y si no hubiera tenido estos achaques físicos, no puedo asegurar si me hubiera decantado por trabajar tan pequeño y tan bonito.

No hay que por mal no venga, pero reconozco que a veces se me hace durillo. Mientras tanto , sigo haciendo bocetos y planes, que para un culo inquieto como yo es dificil estar quieta .

Nuria A.

 

nu_jodida2

Feliz al enterarme que me iban a inyectar un relajante muscular.

 

Escucho por enésima vez  “La noche eterna” de Love of Lesbian y  me bebo una taza de té verde con menta.

Cuando era estudiante hablaban de la “magia de abrir el horno” y a día de hoy no conozco a ningún ceramista que no  lo abra con ilusión para ver que ha pasado durante las horas de cocción.

En la cerámica, a igual que en la vida hay cosas que podemos controlar o elegir. Y otras que se nos escaparán totalmente. Yo puedo controlar el manejo de la pieza para que no salgan grietas,  puedo mimar el proceso del secado, puedo esmaltarlo de diferentes formas buscando un resultado concreto.  Pero luego están esas “cosas” que pasan , nos arruinan el trabajo y no sabemos porqué.

dog_4

Hace unos meses una ceramista que hace unos cacharritos divinos comentaba en su red social que iba a poner un horno y tenía asumido que varias piezas se iban a romper si o si. Efectivamente, al dia siguiente nos informó que la sorpresa había sido desagradable y varias piezas no habían sobrevivido, pero que “era lo que había”.

A ver, a ver. Para. No tiene porqué ser así. En ese caso, lo que hay que hacer es revisar todo el proceso paso a paso e intentar “chequear” donde puede estar el error.

Está muy bien ser solidario, pero  con los comentarios de ánimo no se arreglan las 20 piezas que se han desquebrajado.(personalmente creo que uno de los errores  de este caso en particular podía estar en el tiempo de la cocción y el enfriado de las piezas, porque me resultó muy rápido todo su proceso.)

Una de mis compañeras tiraba decenas de piezas de su producción. Tras ver dónde podía estar el error, llegamos a la conclusión de que al tornear sus cuencos, no eliminaba unas diminutas burbujas de aire en la base,  que luchaban por salir hacia algún lado en la cocción.

Aún así, después de muchas horas de trabajo, de estar pendiente, de que te quite el sueño, de terminarlo lo mejor posible, hay veces que queda mal. No es el resultado que esperabas. ¿Que se hace en este caso? Descansar un poco y volver a empezar de nuevo pensando en el momento en el que se ha podido ir todo al traste  para no repetirlo.

La vida debería ser como la cerámica. No deberíamos repetir errores.  Si sabemos que va a salir mal, ¿para que vamos a volver a hacerlo? ¿ Tal vez esperamos que una variable se modifique por arte de magia alterando los resultados finales?No.

En la vida real volvemos a equivocarnos porque no valoramos en el momento de tomar la decisión las consecuencias a largo plazo que tendrá esa acción. Con la cerámica ni nos molestamos en hacer de nuevo todo el proceso ya que  el resultado será el mismo: un chasco.

Nos queda mucho aún por aprender.

Nuria A

.

 

Si me llegan a decir el año pasado que Koi Ceramic Studio se iba a materializar, no me lo hubiera creído. Bien es cierto que las cosas vienen cuando tengan que venir. Sin más. Me preguntan ¿y eso? ¿y por qué ahora? ¿No has tardado mucho? Pues porque este era el momento. Que manía con hacer las cosas rápidamente, ser la primera, la más conocida, vender mucho .

Take it easy, my friend¡ Que aquí trabajamos de otra forma, despacio, pensando, parando cuando se necesita, DISFRUTANDO y sobre todo con mimo : con la cerámica no se puede trabajar de otra forma.   Es lo único que entiende y es a  lo único a lo que responde.

¿Porqué cerámica? Porque siempre lo quise. A pesar de haber tanteado otras vías, en el fondo sabía que algún día me encontraría embarrada  en un pequeño estudio, con montones de barro, herramientas y las paredes llenas de dibujitos. Sabía que sería sacrificado, pero no tan  satisfactorio .  Puedo resumir mis años de estudios y de formación con otros ceramistas en dos palabras: la leche.

Horno encendido,  empezamos.

Nuria A.

N